Mary Shelley: La Vindicación Del Feminismo.

Maria de Mary Wollstonecraft (1759-1797). Ella es (digo “es” porque su obra sigue vigente), filósofa y escritora británica. Escribió en 1792 su obra más conocida, «Vindicación de los derechos de la Mujer», obra considerada, actualmente, como precursora del feminismo. Mary, desde pequeña, observó y visibilizó la desigualdad y los privilegios del patriarcado.

Según su biografía, era una mujer dominante, pasional, e independiente. Participó intelectualmente luego de la Revolución Francesa con su su Vindicación De Los Derechos Del Hombre y entró de lleno en la controversia pública acerca de la importancia general, política y social de la Revolución.”

“Pero, nacida mujer y condenada a sufrir, intentando reprimir mis emociones, siento con más agudeza los diversos perjuicios a los que mi sexo está condenado a enfrentarse. Veo que los agravios que están obligadas a sufrir las mujeres, las degradan tan por debajo de sus opresores, que casi les hacen justificar esa tiranía, al tiempo que algunos filósofos, superficiales identifican como causa lo que sólo es consecuencia de un ciego despotismo.”

«Maria» o «Los Agravios De La Mujer» fue, en parte, una extensión de su famosa Vindicación De Los Derechos De La Mujer». Lamentablemente no pudo ser culminada por su prematura muerte. W. Godwin, su esposo, se encargó de publicar la obra postumamente.

Retrato de Mary Shelley a la edad de cinco años

Shelley frecuentemente escribió historias para acompañar ilustraciones, tales como esta, la cual acompañó «Transformación» en la obra de 1830 Recuerdo.

En las décadas de 1820 y 1830, Mary Shelley escribió, frecuentemente, historias cortas para libros de regalo o anuarios.

Incluyó dieciséis en el anuario «The Keepsake» (El Recuerdo), que estaba dirigido a las mujeres de clase media y venía envuelto en seda, con páginas con bordes dorados.

Los trabajos de Mary Shelley en este género han sido descritos como «superficiales» y «repletos de palabras».

Sin embargo, la crítica Charlotte Sussman señala que algunos de los principales escritores de la época, como los poetas románticos William Wordsworth y Samuel Taylor Coleridge, también se aprovecharon de este rentable mercado. Explica que «las antologías fueron una forma de la producción literaria en las décadas de 1820 y 1830», siendo el recuerdo el más exitoso.

Varias de las historias de Shelley están ubicadas en lugares y tiempos alejados de la Gran Bretaña del siglo XIX, tales como Grecia y el reinado de Enrique IV. Shelley estaba particularmente interesada en la «fragilidad de la identidad personal» y a menudo describía «la forma en que el papel de una persona en el mundo puede ser catastróficamente alterado por una conmoción emocional interna, o por algún acontecimiento inesperado que refleja un cisma interno».

2 comentarios sobre “Mary Shelley: La Vindicación Del Feminismo.

  1. Gracias por el post!!!
    Gran libro, gran mujer.

    Cuando todavía no existía el término «feminismo», las feministas ya estaban en marcha. ¿Estamos ante la primera gran obra literaria feminista? Bueno, soy de las que piensan que todavía hay mucha mujer y mucha literatura hecha por esas manos, escondida por culpa de la Historia. No sé si está será la primera gran obra o no, pero desde luego es fundamental para comprender la opresión de la mujer en esta sociedad y como se les exige algo que no se les ha dado.

    Así, en VINDICACIÓN DE LOS DERECHOS DE LA MUJER, nuestra querida MARY WOLLSTONECRAFT afirma rotundamente que los males que asolan a la mujer, esa discriminación de la que es víctima, tiene su base en la educación que estas han recibidos, concebidas solo como meros objetos de disfrute y obligadas a no perder su belleza física.
    ¿Cómo exigirles más allá si se les niega lo más importante: hacer uso de su razón y ejercitar su entendimiento?
    Se les trata con la mayor de las injusticias y se les exige que actúen de forma justa.
    Mary escribe esta obra, precisamente, tras leer el injusto informe de 1.791 de Charles Maurice para la Asamblea Nacional Constituyente de Francia donde decía que la única educación que una mujer debía recibir, debía ser aquella educación relacionada con lo doméstico.

    Entre otros autores, Mary hace una clara denuncia al discurso de Rousseau, empeñado en subordinar a la mujer.
    Wollstonecraft, sin temblarle el pulso, mantiene la rotunda afirmación de que las mujeres son seres humanos que merecen los mismos derechos fundamentales que los hombres.

    Es increíble que todavía estemos luchando para que esa afirmación se lleve a la práctica.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s