EN LLAMAS by Fran Arge

Con la mandíbula apretada y presionando sus sienes con las palmas de las manos trata con esperanza de extinguir su locura. La experiencia le dice que sus intentos son en vano. Las pulsaciones de su corazón ensordecen su raciocinio. Una ráfaga de placer efervescente le recorre el cuerpo cada vez que imagina un incendio. No es el primero y no puede evitarlo. La ansiedad por ver la vegetación arder, el crujir de la madera devorándolo todo lo excitan.

Agita la cabeza como animal atrapado intentando librase de la maquinación de su mente. No quiere hacerlo, pero un martilleo incesante lo tortura, lo empuja para evadir su fracasada existencia.  La emoción se le manifiesta en los ojos que le brillan por lagrimas que intenta contener. Baña con gasolina unos matorrales. Una cerrilla vuela en el aire. Lucidez. Demasiado tarde. Las lágrimas se le escapan, observando, como arde el terreno de su finca.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s