HERENCIA by Manolo Echegaray

Nadie los usaba ya. Eran un aditamento del vestir masculino totalmente pasado de moda e innecesarios, con eso de las correas elásticas y los pantalones ajustados a la cintura.  Él estaba fuera de moda. No es que fuera a contracorriente adrede, sino que tenía esa edad en la que no se dejan así nomás las cosas, porque se siente que se pierde algo y que es preferible perder lo menos posible, sobre todo cuando se ve muy cerca la Pérdida Definitiva …

Tenía tirantes de todos los colores, con diseños variados, pero todos eran anchos –“para que sujeten bien”- y felizmente tenía muchos, porque algunos, con el tiempo, se iban “venciendo” y no eran más que tiras flojas que él se negaba a desechar, porque decía que hacerlo, era como botar su juventud …

Podía no tener casi nada, ser pobre, pero atesoraba sus tirantes y había pensado en dejárselos de herencia a su nieto, al que siempre le decía que le parecían muy bonitos …

José, de once años, admiraba los tirantes del abuelo, porque le parecían fantásticos para fabricar hondas* de colores y compartirlas con la pandilla …

*Honda o Tirachinas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s