CON CLARIDAD by Fran Arge

Escondido en el contenedor para sacar algo comestible, Arturo dejaba caer una lágrima llena de melancolía lamentando, todo lo que algún día había poseído. No podía creer su suerte. Que necio había sido creyendo que lo tenía todo controlado. Había subestimado a la vida, y está ahora se cobraba sin compasión, la recompensa.

Tenía que mirar hacia otro lado cuando veía a su ex mujer agarrada del brazo del pescadero del barrio. A él, solo le quedaba apretar la mandíbula por no haberla sabido amar.

Subsistir en la calle le había otorgado el don de verlo todo mucho más claro, más real. Recordaba cada vez que había pasado por el lado del manco que sin perder la sonrisa, pedía limosna a pocos metros del bar donde cada mañana se dirigía a desayunar. La de veces que lo había ignorado o incluso menospreciado lanzándole una moneda que le servía para limpiar su conciencia. Ahora, compartían cajero para pasar juntos el invierno.

Lo único autentico que le quedaban eran sus hijos, aquellos, a los cuales apenas regaló tiempo, y que ahora como a un desconocido visitan cada mañana lanzándole una moneda como condena, para que pudiera compartir el desayuno en el bar con su compañero, el manco.

Un comentario sobre “CON CLARIDAD by Fran Arge

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s