Poetas chilenas: Verónica Zondek

Poeta y traductora, nació en Santiago de Chile de 1953. Es licenciada en Historia del Arte en la Universidad Hebrea de Jerusalén. A publicado Entrecielo y entrelinea (1984) El hueso de la memoria (1988) Fuego frío (2016) Una pequeña historia (2018) Ojo de agua (2019). Se ha desempeñado también como gestora cultural.

REGISTRO DE SANTIAGO

Merodea.
Ronda el ojo en Valle Santiago.
Siente la tibieza casera.
Bajo una nube y sobre la nieve
gravita un fantasma.
Su palabra no resta cielo donde apelar.

En este valle
la preñez es una circunstancia.
La vida es inusitada
y se prolonga en estadísticas.
La muerte se esconde tras paredes gruesas
en bolsa negra y desechable.
Los números funcionan.
El progreso mata todo intento de recuerdo
y sepulta hondo el grito de pertenencia.
La memoria no es deseo.
Crecen los parques domesticados.
Aletea un tren por un valle subterráneo.
Se puebla el campo con casas de cartón reciclado.
Se desafía la lógica.
Se talan los bosques de las riberas.
Se siembran hormonas.

Se muestra.
Se alardea.
Se encumbra alta la seguridad.
Se prevé el avance del desastre.
Se vota la impunidad.
Se estimula el consenso.
Se fumiga con mal de ojo
al contaminado
al que no viste de gris o azul marino
al que mira para otro lado.
Se encierra al animal por salvaje.

Se entona alto la canción nacional.
CANTO 20 (fragmento)

…

Escucha
escucha lo que la materia habla/ no te distraigas/ estate quieto/
conversa con ella.
No cejes.
Piensa.
Piensa que sólo eres una parada del tren.
Una.
Una estación pasajera.
Entonces:
ama/ ríe y llora/ duerme/ sueña/ besa con pasión
detente/ mira/ escucha/ detente y deja que te toquen los dedos plateados
de la ventolera/ y los dedos dorados de los fuegos fríos/ que
mi letra sobre la página duerme esperando el rugido lento del despertar/
comiendo lo que dejan las lenguas voraces/ respirando las
lágrimas de los derrotados/ sembrando los ojos por doquier/ que
la obligación es leer/ y releer/ y poner atención/ aunque sólo seamos
sangre/ y hueso/ y sueño/ en este largo/ largo y lento fangal.

…

***

Fragmentos de un ayer.

Fragmentos de un otro.

Fragmentos de un hoy.

No hay nada ya que devuelva el rostro.

No espejismos
no vidrios
no cristales
no vanidad.

Un solo en el viento.
Un polvo de tiempo.
Un ojo.

Ya la muerte estuvo
y bailó con sus pies huesudos.

La luz se derrama sobre una calla alongada.

Polvo de entrada y polvo de salida.

Restos.
Resistencia en los bordes.
Lucha estática.

El día.
La noche.

La ausencia de palabras.

Desaparecida

La muerte es el olvido de los vivos.

El olvido es una liebre veloz y pesada de plomo abismal.

La alegría está lejos

y cerca
una tormenta de ojos
en fotos despintadas
y a la luz.

Hay un llanto feroz del cielo
que en demora cubre el paso de los latires.

La memoria es una huella
y un tormento en el cristal de la lengua.

Tú

una mano cerrada.

Una canción que no tuvo comienzo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s