Poetas chilenas: Raquel Jodorowsky

Nació en 1937 en Iquique, Chile, pero toda su infancia transcurrió en el pueblo de Tocopilla, al norte del país. Comenzó su carrera literaria cuando su familia se mudó a la capital, luego de ganar un concurso literario en 1949. Se trasladó a Lima, Perú, para estudiar antropología, se dedicó a conocer Latinoamérica y se dio a conocer en México con una exposición de arte con trece cuadros inspirados en sus poemas.  Parte de su poesía está recogido en distintas antologías alrededor del mundo. Falleció en Perú, lugar donde vivió más de cincuenta años. 

Aquí estamos

Aquí estamos las madres negras
petrificándonos
como un raro ejemplar
de otras edades.
Sin que estas palabras
puedan cambiar
las decisiones de los hombres
que mantienen los pueblos
en la sombra.
Aquí estamos las mujeres poderosas
rodeadas de atormentadores
reducidas a cenizas
por la mano del hombre.
¿Dónde va a florecer nuestra familia
si se contamina la vida
en el Pacífico
y hacen estallar el espacio
rompen el aire de dragones imaginarios
si desequilibran las nieves de los Polos
y también las profundidades de la tierra?
Dónde alimentar la sonrisa de los hijos
con peces muertos, vegetales muertos, aire muerto
alimento envenenado
cabellos, piel, el color de los ojos
envenenado
la alegría de vivir envenenada.
Sin que ninguna de mis palabras
pueda cambiar nada.
Aquí me desintegro
sin haber tomado parte
ni ser poeta comprometida
con cualquiera de esas mentes
destructoras
de mis generaciones sobre la tierra.
Es necesario

Es necesario que el día
nos contemple los huesos
Elevemos el amor desnudo
al sol que está naciendo
Yo no tengo miedo de mostrar
el cuerpo que nos habita
a los que pasan
y adivinan
nuestra miseria
Faz a rostro yo te digo
que en mí ya no existe
ningún maravilloso secreto
Porque el día
descubre el fondo
de las palabras que mienten
Juegos

Surgen evidencias
En el juego de la muerte..
Personajes de extrañas liturgias
Aparecen mostrando
Sus mejillas de madera
Entonan canciones con labios
Detrás de los dientes
Y entre huesos de pestañas
Intercalan con Arte
Manojos de plumas vivas.
 
Semejan Dioses expulsados
De alguna iniciación
Con rostro alucinante
De pronto nos rodean.
Una población del Más Allá
Divinos que han recibido
Determinada clase de Gran Luz
Sólo para crear
Enormes sombras
En nuestra lenta realidad.
El secreto

Ha pasado un siglo.
Un día alguien levantará
una piedra abandonada
para estudiar
el pasado del mundo.
Y ahí debajo, ensombrecido
estará mi poema.
Nadie sabrá repetirlo.
Sobre la tierra, nuevos hombres
nuevos sonidos, nuevos poetas
van trabajando y cantan.
Así mis lágrimas quedarán
en secreto para siempre.
Y yo estaré feliz, con mi pena sólo mía
en un poema que no puede ya contaminar.
Impronunciada, inexistente
Sólo heredando el peso de las piedras...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s