Bo Burnham: Inside «Sanándonos a través del humor» by Alejandra Menichetti

La primera y última vez que me leyeron por estos lados fue para contarles sobre lo maravillosa y necesaria que es Promising Young Woman. Hoy, curiosamente, vengo a hablarles de una producción que involucra a uno de los actores de aquel film. No planifiqué esta coincidencia, lo prometo. Es que eso pasa cuando hay tanto talento en un mismo ser humano, un año lo vemos dirigiendo una película adolescente, al siguiente interpreta un papel secundario en un thriller/drama en una película muy exitosa y de pronto nos sorprende con un especial de comedia en Netflix. Les vengo a hablar de Inside, de Bo Burnham. Un especial que ha estado dando vueltas en internet, en Tik Tok y en Instagram desde que se lanzó el 30 de mayo de 2021. De hecho, conocí las canciones de Bo Burnham antes de ponerle una cara y un nombre. Si son usuarios frecuentes de las redes sociales, probablemente ya se encontraron con alguna de sus canciones virales pero no saben quién es la voz detrás de ellas, aquí tienen la respuesta. Me demoré casi dos meses en ver este trabajo de Burnham, pero supongo que fue cuando más lo necesitaba. Desde entonces no he podido parar de recomendarlo. 

A pesar de que entre mi círculo más cercano he hablado de esto hasta el cansancio, no sabía si atreverme a escribir sobre este especial, primero porque la palabra escrita no es lo mío (y hablar tampoco se me da muy bien, para qué les voy a mentir). Pero lo más importante, mi mayor inseguridad, es que no sé si voy a ser capaz de hacerle justicia, no sé si puedo transmitirles lo increíble que es y lo mucho que me marcó desde que lo vi, hablar de Inside es hablar un poquito de mí. Pero bueno, intentaré hacer lo mejor que pueda para lograr esa misión. Spoiler alert: Inside fue como si alguien pusiera un espejo frente a mí y reflejara a la perfección cómo me he sentido durante un año y medio, mientras me hace reír y llorar a la vez. Bo Burnham, músico, actor, director y comediante, logra capturar en una hora y media lo que vivimos muchos a partir de la cuarentena del 2020. Aunque tiene puntos no tan buenos, creo que es una de las mejores producciones de este año y he vuelto a ver este especial más veces de las que me gustaría reconocer.

Inside es una “comedia musical” escrita, protagonizada, dirigida, producida y editada por el mismo Burnham en su casa durante todo el año pasado. No creo que sea necesario ahondar en lo impresionante que es el hecho de que una sola persona haya realizado todo un especial desde su casa, completamente solo en medio de una pandemia mundial. Sin un equipo, sin público que pueda darle algún tipo de respuesta, sin saber si lo que está haciendo va a salir bien.  Bo nos advierte que probablemente esto no tenga ningún sentido, ningún orden, ningún tiempo determinado para crear esta producción, saldrá en el tiempo que él tarde en hacerlo. Solo se propone ser una distracción del mundo exterior y una forma de conservar su salud mental. Por supuesto, termina sucediendo todo lo contrario: cuando estás encerrado, solo te queda mirar hacia adentro, con todo lo que eso significa en un contexto como el que enmarca este especial y la vida de Burnham. 

Como si no fuera suficiente con todo lo anterior, el valor de esta producción se ve potenciado cuando nos enteramos de que en realidad este es el regreso de Burnham al mundo de la comedia después de 5 años luego de una larga, pero poco conocida carrera. Aunque son independientes el uno del otro, Inside comienza justo donde nos dejó su último especial de comedia Make Happy, momento en el que estaba sufriendo severos ataques de pánico que lo obligaron a parar. Cuando por fin se encuentra bien y decide volver a los escenarios, en enero de 2020…bueno, ya sabemos lo que pasó. Todo esto parece una mala broma del destino. Esto es sumamente importante para la narrativa que se construye en este especial, ya que uno de los puntos que enmarcan esta producción es la salud mental y, sobre todo, las batallas internas después de años de encierro (primero por su salud y luego una pandemia mundial). Sin embargo, para Burnham el problema no es el encierro mismo, sino el tener que enfrentarte al mundo real después de todo esto, porque ni tú ni el mundo van a ser los mismos después de que esto pase y da miedo volver a una vida que no es la que recuerdas. Da miedo, a mí me da miedo también. 

Si bien podríamos pensar que esto se trata de un nuevo especial de comedia, un intento de stand up comedy simplemente, Bo termina regalándonos algo más que una simple espectáculo humorístico. Se trata de una comedia incómoda si es que eso existe y tiene sentido. No pretende hacernos reír escandalosamente hasta quedarnos sin aire, no es lo que espera producir en nosotros. Nos pone delante a un personaje que nos entretiene con una serie de números musicales y monólogos que, además de ser graciosos y con canciones extremadamente pegajosas, son críticas sociales con un humor oscuro. Humor que ha sido característico en su estilo de comedia y ya veíamos este tono desde sus primeras creaciones, pero esta vez está mejor construido y cuidado, no se deja ningún detalle al azar. 

Bo Burnham, diríamos nosotros, no deja títere sin cabeza en este especial dedicado enteramente a los millennials. Se ríe de él, de su pasado en Youtube y de la relación que tiene con su audiencia, construye la figura de aquel artista que se comporta como un dios ante su público, pero que al final termina siendo devorado por ellos. Uno de los puntos más fuertes y mejor abordados es la crítica que realiza a la sociedad blanca americana (a la que él también pertenece) que necesita hablar de todo, involucrarse en todo e intentar salvar el día sin deshacerse de ninguno de sus privilegios. La pandemia es uno de los tantos males que tenemos que erradicar, porque nuestro planeta ya se está acabando desde hace mucho tiempo. Se cuestiona sobre si se puede hacer comedia o si hay razones suficientes para reírnos en tiempos como estos.

Inside también es una sátira sobre las redes sociales, la superficialidad y las personas que hay detrás de ellas, que al final del día sufren como nosotros, a pesar de mostrarnos una vida perfecta. Bo refleja de una manera brillante la infinitud de internet, lo tenemos todo al alcance de nuestras manos y eso se convierte en un problema cuando no podemos parar y no tenemos un filtro. A todos nos pasa que de repente empezamos viendo contenido de cocina y de repente nos encontramos viendo noticias y fotos de sucesos terribles, haciendo tests en BuzzFeed o en un bucle de videos recomendados en Youtube. También parodia la cultura de la cancelación de la que él también ha sido víctima, la autoconciencia repentina de las empresas y su necesidad de asociarse con causas sociales para esconder todo el daño que hacen.

Por supuesto, Burnham retrata las nuevas formas de comunicarnos a través de internet, la presión que sentimos por cumplir 30 y hacer cosas grandes. Bo se ríe de cómo el internet está todo el tiempo potenciando a figuras multimillonarias que poco mérito tienen si conocemos un poco su historia. Nos obliga a pensar nuestro granito de arena en el mundo. Cuestiona la necesidad de hablar sobre cada cosa que pase en el mundo. ¡Sorpresa! No tenemos que hablar de todo, no tenemos por qué convertir nuestras plataformas en panfletos de absolutamente nada, porque en el momento en el que cometemos un error públicamente, viene el acabose. Todo esto mezclado con juegos de luces, teatro, encuadres, proyectores, edición meticulosa y mucha, mucha música que, por lo menos a mí, se me quedó grabada y ahora forma parte de mi lista de reproducción en Spotify. Mis números favoritos son Comedy, White Woman’s Instagram, How the World Works y All Eyes On Me, espero que se acuerden de mí cuando lo vean y lo escuchen. Después de ver este impresionante espectáculo perfectamente podríamos pensar que esto es parte de una superproducción, pero no, es solo Bo Burnham y su visión del mundo y del espectáculo.

Pero lo que para mí es más interesante es que también se nos muestra lo que pasa en medio de todos estos números que nos hacen reír y nos ponen en situaciones incómodas pensando en nuestra existencia. Conocemos al verdadero Bo Burnham, no solo el personaje que intenta hacernos reír mientras está encerrado en su casa. Aquel que está solo con sus pensamientos, aquel que reacciona a sí mismo y no puede parar de encontrar errores que lo hacen odiar cada parte de sí mismo, lo que desata un bucle de perfeccionismo que parece no tener fin. Burnham se obsesiona con cada detalle de lo que hace o dice. Y nosotros somos parte de su proceso creativo, de sus bloqueos, de sus frustraciones, de sus ansiedades, de los errores, las pruebas, sus conflictos por hacer algo durante la cuarentena, hacerlo bien (y sentir que no eres suficientemente bueno), no querer abandonarlo porque eso implica hacerte cargo de la vida “normal”. Nos enfrentamos a la lucha diaria por hacer que este tiempo de encierro valga la pena, por salir de aquí y poder decir “aproveché mi tiempo e hice esto”. Bo Burnham se deteriora con el paso de los meses mientras intenta entretenernos, hacernos reír, mientras intenta darnos a nosotros lo que no puede darse a sí mismo. De pronto ya deja de hacernos tanta gracia. Poco a poco se está ahogando entre cables, micrófonos, luces.

Varios números representan esa ansiedad, esa tristeza y desesperanza infinita que no tiene ninguna explicación pero que se alimenta de lo que está pasando tanto en el mundo real como dentro de la cabeza de Burnham, lo agobia una frustración constante. El ser incapaz de verbalizar las cosas que te pasan, aquello que te sobrepasa. Tenemos pocos minutos de él fuera del espectáculo musical y los monólogos, pero son suficientes para darnos una idea completa de todas estas batallas. Burnham, al final, queda expuesto casi por completo ante nosotros. La ansiedad lo ataca constantemente, está aterrado y poco a poco se desliza hacia la “locura” que intentaba evitar en un principio. Nos apela directamente, nos pregunta qué nos está pareciendo el show, pero no quiere saber la respuesta. Las únicas respuestas que tiene son unas risas pregrabadas que terminan por aumentar su ansiedad. Finalmente, se ve forzado a enfrentar el mundo exterior, a enfrentarse a una audiencia que está lista para reírse de él. Lo que hay  allá afuera es tan aterrador como lo que hay adentro. Bo nos obliga ponernos en su lugar y pensar si seríamos capaces de hacer por él lo que hace por nosotros. Si podríamos hacerlo reír contándole nuestras tragedias mientras él nos mira desde el sofá. ¿Podríamos hacer felices al resto cuando evidentemente nosotros no somos felices? Como audiencia terminamos con un sabor agridulce después de ver esto, la mezcla de emociones también nos afecta a nosotros. Tal vez esa es la razón por la que catalogar a Inside como una simple comedia es simplificarlo, se queda extremadamente corto. Inside, además de una comedia musical que utiliza el humor para procesar las tragedias, es un documental nos obliga a mirar hacia adentro aunque no queramos. Esto parece ser necesario para hacernos cargo de nosotros mismos. Inside muestra la crudeza de la cuarentena, de la soledad, del encierro, de los problemas de salud mental. De lo complejo que es simplemente existir y ser felices en un momento histórico que parece haber salido de un libro de terror.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Reblogueado a los 5000 lectores de masticadores

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s