Más allá del portón by Pedro Rivera

Encontré una isla… inmensa,                                             

más allá del portón.

La marea estaba inquieta.

La arena desesperada acariciaba mis pasos,

mientras la armonía me abrazaba,

como poseída por un lúgubre frenesí.

Ayudándome a olvidar las monedas

de oro.

La insoportablemente bella salamandra

me leía… como en una fábula.

Se me hizo raro

que no tenía la aldaba puesta,

mientras contemplaba a la patina

aferrarse al metal

con vehemencia.

Al leve contacto,

el portón me ofreció no resistencia.

Encontré una isla… inmensa.

Más allá del portón.

Y otro paisaje en su mirada.

Intenté correr.

Traté de esconderme

de las formas del amor.

Pero siempre me alcanzó

la reencarnación.

Siempre me alcanzó

la reencarnación.

Excavé por ahí.

Excavé por allá.

¡Y mi tesoro fue

el olvidar las veces

que no pude evitar llorar!

Encontré una isla… inmensa.

Más allá del portón.

Y otro paisaje en su mirada.

Intenté correr.

Traté de esconderme

de las formas

del amor.

¡Pero siempre me alcanzó

la reencarnación!

¡Siempre me alcanzó

la reencarnación!

¡Más allá del portón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s