La rebelión de los carpinchos by Jon Kokura

“Los ricos viven donde quieren. Los pobres donde los ricos les permiten vivir ”

 

La gente adinerada construye sus espléndidas casonas a la orilla del mar, en la ribera de ríos, lagos, lagunas y humedales porque se les da la regalada gana.

Y aunque la Constitución o las ordenanzas municipales les prohíbe construir sus mansiones o lujosos condominios a menos de 30 o 50 metros de la costa del mar, ríos, lagos, lagunas y humedales.  Los ricos, porque son ricos, se pasan la Constitución o las normas municipales por el reverendo cráter.

Y porque los políticos corruptos lo permiten.

Fastuosos emprendimientos inmobiliarios se levantan en lugares muy bonitos… en los que antes abundaba la flora y fauna silvestre.

Y los “barrios privados” son rodeados por un muro o cerco perimetral para aislar a sus “privilegiados” habitantes de la chusma.

Y de por vida tienen que pagar un servicio de vigilancia que lo controla todo; La hora que saliste del barrio VIP, la hora que regresaste. La hora en que llegaron tus amigos, la hora en que se fueron. El ingreso y salida de la mucama que te vino a limpiar la casa, el jardinero y el albañil que vino a reparar el piso del garaje.

En este sub mundo aparentemente idílico de casas de lujo conviven políticos corruptos, empresarios explotadores, altos narcotraficantes, delincuentes financieros, jueces, fiscales, periodistas vendidos, charlatanes bíblicos y un puñado de gente honesta.

Que deben ser un 10% del total, siendo generosamente exagerado.

Y en estos barrios súper vigilados de gente con mucha plata (y algunos que aparentan tener mucha plata) viven mirándose el ombligo los unos a los otros. La pilcha de marca, el auto deportivo, la última 4×4, la moto náutica, la lancha importada, el yate envidiado.

Y se angustian por como brilla el ombligo del vecino a la luz del sol.

Como hoy en el Nordelta (Buenos Aires, Argentina) se angustia la gente VIP por la Rebelión de los Carpinchos.

“¿Quiénes son los carpinchos…?”

“¿Son sólo los roedores más grandes del planeta, que habitan Centro y Sur América, que no tienen cola, orejas pequeñas, piel áspera, que llegan a pesar hasta 65 kilos, 100% herbívoros, pacíficos, sociables, también llamados capibaras o chigüires…?”

“¿O son unos mamíferos acuáticos, de marcado aspecto ratonil, miembros de la CCCC…?”

“Clase Combativa Carpincho Comunista…?”

“¿Por qué justo antes de las elecciones primarias en Argentina, los carpinchos decidieron recuperar los humedales del Nordelta que el negociado de las grandes inmobiliarias les arrebataron años atrás…?”

“¿Hay carpinchos cubanos y venezolanos infiltrados en la movida del Nordelta…?”

“¿Está Nicolás Maduro detrás de todo esto…?”

“¿Quién era el Comandante Carpincho Mincho…?”

“¿Es cierto que murió baleado por guardias del Nordelta cuando se daba un festín con las orquídeas del jardín de la mansión de Doña Cheta Concheta…?”

“¿Por qué los carpinchos en el funeral del Comandante Mincho gritaron…?”:

“¡Comandante Mincho…! ¡Presente!

  ¡Comandante Mincho…! ¡Presente!

  ¡Ahora…! ¡Y siempre!

  ¡Ahora…! ¡Y siempre!”

Y también gritaron:

“¿Quién mató al Comandante Mincho…?

  ¡Los chetos del Nordelta…!

  ¿Quién lo vengará…?

  ¡El pueblo carpincho…!”

En la disyuntiva de elegir en que vereda estar.

Si en la de los chetos del Nordelta o de los peludos carpinchos, sólo puedo decir:

“¡Hasta la victoria siempre Comandante Mincho…!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s