Homenaje al sentir by Alejandra Gauna

Las ventanas abiertas al igual que la puerta.

Los silencios se vuelven incómodos y las palabras hirientes, huyen

luego del desencuentro.

Pareciera que el oxígeno se agota en la pequeña atmósfera,

y un extraño mar se precipita sobre las mejillas.

Los perros buscan desesperadamente la mano que acaricia y se quedan horas mirando hacia la calle.

Y en la noche la recámara se vuelve amplia, al igual que el vacío que se experimenta por dentro.

La guitarra quedó olvidada en el rincón y sus acordes quizás no volverán a sonar.

Las fotos compartidas se las tragó «algo» , y ya no recorren las redes ni adornan las paredes.

Los recuerdos duelen, y se resisten a ser atesorados.

Se comienza a caminar en el deseo ferviente de volver a ser, como si antes no lo hubiese sido.

La búsqueda imperiosa del olvido, convierte todo en un espejismo, pero la realidad con su soplo deja todo al descubierto.

¿Se está roto? No, se siente roto, desmembrado, deshojado, desamado y el frío vuelve para conservar lo que queda.

Entre tantas risas fingidas y palabras atrapadas, se contiene el grito, esperando que el abrazo vuelva.

Quizás, quizás …

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s