La muela del juicio by Daniela Paez

Un rincón quebrantado, el movimiento es o no constante

La encía pesada que sostiene una pieza gastada en un rincón no habitable, el líquido se derrite y corre por el borde del la boca 

Dos sillas sentadas sobre la piel no humana del cemento frío, mientras tanto la llave de una puerta rota camina en el techo, un ojo verde neon se acerca  

El hueso gastado sostiene el peso de una carne seca, arrugada y enferma

Un espejo invertido remarca una silueta y aparece la muela maldita, me sonríe, me saca la lengua

Duele si la comida entra, cala dentro de la encía hasta que rompe el nervio 

El paladar se torna azul sonriente entre la baba

Duele por el exceso de líquido que corre entre la lengua y el diente

Duele si no ocupa, un viejo podrido toma la última gota de una leche vencida

Una muela muda, una muela que grita

Caigo por un tobogán en forma de gato psicodélico 

Un peluche en forma de muela

Una corbata en forma de muela

Un rizo sucio en forma de muela

Y al final, el monocromático fantasma se disuelve, divaga en una micro vacía entre cementerios, espejos,  muertos, luces de semáforo y esquinas. Entre cuerpos que nadan por el Mapocho y se ríen, el vacío se convierte en olvido y la muela sale triunfante de otro laberinto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s