Tarifa media by Darío Ossandón

Ayer en la tarde recibí un mensaje de mi primo. La misiva me prometía lo que según él era “La pega ideal para mi”. Aquel trabajo consistía en la redacción de un ensayo para un estudiante de alguna clase de ingeniería, que al parecer no quería hacerle frente a esa responsabilidad. Luego de enviarme pantallazos con los requerimientos del profesor pasó a darme el monto, la paga que recibiría por semejante pecado -diez mil pesos- Por suerte estar acostado en la cama evitó cualquier caída. Le comenté que ese ensayo no valía un retrato de Arturo Prat. Mi primo me preguntó cuál era mi tarifa. 

Lo pensé un momento. Un trabajo abúlico para alguien que en su desesperación está recurriendo al oscuro negocio de quienes escriben tareas o tesis a módicos precios, porque, de seguro dilató dicha escritura hasta ese punto en el cual el trabajo debía ser entregado esa mismo día probablemente a las 11:59 de la noche. Hacer algo que no me apetecía, buscar información de algo irrelevante para un desconocido profesor que al final de cuenta sabría que su alumno había recurrido a un escritor espectral que yace bajo la sombra (si, hay profesores que son especialistas en este tipo de cacerías). Pensé en el estrés que conlleva todo esto y tiré una suma mucho mayor a la que me ofrecían pero que se adecuaba a mis necesidades.
-Habla en serio- contestó mi primo cuando vió el precio. Abandonó el teclado y procedió a llamarme para confirmar si lo que le decía no era una broma. No lo era. Le expliqué que no era llegar y sentarse por media hora a escribir. Había que investigar, organizar, revisar, rezar. También le comuniqué sobre mis sospechas acerca de la fecha de entrega. Le dije que, si la tarea era para mañana (es decir: hoy), le cobraría aún más. Me dijo que me llamaría de vuelta. No lo hizo. 

Me quedé con una sensación de haber sido insultado de cierta manera. Recordé todos los diseñadores gráficos que en twitter reclaman por la desvalorización de su trabajo. Y de cierta manera me sorprendí de haber estado tanto tiempo lejos de esa sensación. A veces me invade la ingenuidad desde un tiempo hasta ahora intento expulsar de mi persona, y que siempre logra colarse por alguna grieta de mi personalidad. Pues por un momento, un segundo, fui ajeno a la falta de comprensión hacia el trabajo (en este caso) de quien escribe. Creer que al hacer lo que muchos hacen por ocio, que es estar sentado frente al computador golpeando el teclado no tiene un valor monetario importante. Y es que no solo nos sentamos a hacer lo que todos hacen. Si lo pienso solo me estaban pagando por la molestia, por la llamada, por el favor, no se me ofrecía ese trabajo por todo lo que conlleva salvarle la calificación al improbable cliente. Más es mi deber aclarar que todo trabajo para sobrevivir es una molestia y eso tiene un valor implícito. A su vez, quien se dedica a estas movidas escriturales es una criatura en constante batalla por la vida.

El filósofo Ramón Valdés lo ejemplificaba muy bien “El trabajo no es malo, lo malo es tener que trabajar”. No culpo a mi primo… demasiado. Las artes y los trabajos más “solitarios” todavía son parte de un murmullo en las calles, donde la paga mínima resuena como un chiste, una broma, una llamada para asegurar de que el escritor, diseñador, artista, brujo, no nos esté tomando el pelo. Es probable que no sea el último en desear ese futuro en que el arte dejará de ser ese pasatiempo del primo, también es probable que no llegue a ver ese día. Por mientras escribo estas palabras para todos los que nos dedicamos a estar sentados frente a un teclado rompiéndonos la cabeza y los dedos en cada línea, fallando y reviviendo en cada párrafo. A los Masticadores y a los amigos en general que se pasan las tardes esculpiendo su material. Siempre estaremos aunque ellos no nos tengan presente y por lo tanto, no nos valoren.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s